Rickie Fowler sacó la magia en dos momentos cruciales para mantener a raya a Thomas Pieters, Rory McIlroy y Henrik Stenson

El número 6 del mundo tenía tres golpes de ventaja a falta de 9 hoyos con -15. Por delante, McIlroy terminó con un parcial de 31 y Stenson de 32 para poner el listón de la casa club en -14.

Fowler hizo siete pares consecutivos y en el 17 la metió desde fuera para ponerse dos por delante. Un par en el 18 fue suficiente para superar por uno a Pieters, su compañero de partido, que terminó con birdie.

El domingo por la mañana, el norteamericano terminó con tres birdies los siete hoyos que le quedaban de la tercera vuelta y entregó un 65(-7) libre de bogeys para liderar por dos el torneo.

Empezó la cuarta vuelta con dos birdes y amplió su ventaja a cuatro con -15.

Un doble bogey en el 7 (par 3) abrió la puerta a sus perseguidores, pero la volvió a cerrar en el 8 (par 5) metiéndola desde bunker para eagle. Así lo cuenta:

«En el 7 pegué un mal golpe, así que merecía algo de castigo, pero no tanto. El bogey habría sido buenísimo, pero no pude».

«Mi caddie solo dijo: “Vale, hemos hecho dos pares”».

Es su segundo título del Circuito Europeo tras el Open de Escocia del año pasado y se convierte en el segundo ganador norteamericano en Abu Dabi tras la victoria de Chris DiMarco en la edición inaugural (2006).

Fowler asciende a cuarto en el ranking mundial, por detrás de Jordan Spieth, Jason Day y McIlroy, y tiene muy claro su siguiente objetivo:

«Me estoy preparando a fondo para Augusta, y creo que nunca he estado tan en forma al principio de la temporada como este año. Ahora mi meta es ganar un grande, y esta victoria es un paso en la buena dirección».

El principal rival del líder en la recta final fue Pieters. Mientras Fowler hacía pares, su compañero de partido le iba pisando los talones hasta que Fowler sentenció metiéndola desde fuera en el 17 para neutralizar el probable birdie del pegador belga en el 18 (par 5). De hecho, Pieters estuvo a milímetros de meter el eagle.

Tampoco fue suficiente el esfuerzo final de Henrik Stenson y Rory McIlroy, que empatan en tercera posición con -14.

Alejandro Cañizares termina quinto empatado en -11 con cinco jugadores, entre ellos el número uno del mundo, después de un excelente fin de semana (66-69) con diez birdies y un bogey. Llegó a ponerse a un golpe de Fowler con cuatro birdies en la última vuelta, hasta que en el 14 le cayó ese único bogey. Esta es su valoración

«El juego largo no ha estado muy fino. Me ha costado meterla en la calle, sobre todo el primer día y hoy, pero he luchado todo lo que he podido y he sacado muy buenas vueltas

«En cambio con el pat he estado muy consistente, me he sentido muy cómodo y me divertía pateando.

«En ningún momento he mirado el resultado porque pensaba que tendría que llegar por lo menos a 15 y no me veía con la finura para atacar al primero. Al final ha salido un bogey que tenía que salir porque he fallado muchos golpes por la izquierda y muchas salidas. Aparte de eso, he salvado pares desde todas partes.

«En este juego nunca se sabe… tenía muy buena sensación con el juego largo y es lo que me ha fallado, pero ha sido una gran forma de empezar el año».

Rafa Cabrera-Bello (70-72 el fin de semana) termina en el puesto 14 con -9.

Pablo Larrazábal (73-68) en el 26 con -6

Eduardo de la Riva (76-70) en el 61 con -1.

Fuente: www.europeantour.com